Compartir

 

Por: Joaquín Rondón

 

Estados Unidos viene de derrota en derrota. El 30 de abril, la versión caraqueña de “Milli Vanilli” hizo su mayor despliegue de organización, convocatoria y fuerza para terminar en un aborto de golpe de Estado que dejó en ridículo al injerencismo norteamericano, a Pompeo y su Cartel de Lima. Con todos los millones de dólares que la CIA ha invertido en la oposición venezolana, el 30A apenas sirvió para mudar de celda a Leopoldo Loco: el trasteo más costoso, noticioso y efímero del año.

 

 

El pragmatismo norteamericano es tan decadente como perverso. La mudanza de Leopoldo Loco coincidió con el estreno de Avenguers, del cual salen llorando las adolescentes que creían inmortal al Capitán América. A pesar que Hó Chí Minh no tiene los kilómetros de celuloide que Hollywood derrochó en Rambo, IronMan y todos los farsantes derrotados en Vietnam, la juventud norteamericana tiende, inexorablemente, hacia el socialismo, el humanismo y un mundo pluripolar, contrario a lo que desearían Trump y los supremacistas. Muy cierto el meme de la semana: al Capitán América lo derrotó el Capitán Vietnam un 30 de abril de 1975.

 

 

Si hacemos un balance de todas las operaciones desplegadas por Estados Unidos contra la Revolución Bolivariana desde 1978, cuando fue asesinado el Alférez Ylio de Jesús Santiago, uno de los primeros cuadros del MBR200 formado por Chávez en la Academia Militar, la guerra mediática contra el Comandante Chávez iniciada en 1992, el Golpe de Estado de Carmona en 2002, luego el Sabotaje Petrolero, los asesinatos selectivos, el fracking, los magnicidios contra Chávez y Maduro, el terrorismo paramilitar, bloqueo financiero y provocaciones fronterizas, el número de víctimas fatales ha disminuido de miles a cero. La Revolución Bolivariana ha crecido en audacia, inteligencia popular y Unión Cívico Militar, al punto de neutralizar, en horas y sin derramamiento de sangre, el aborto de Guaidó y Leopoldo. Al refrito del Capitán América en 2019 lo derrotó el Capitán Rondón.

 

 

Así las cosas, a Trump no le quedan más opciones sobre la mesa, sólo la intervención militar, violenta e insolente, contra Venezuela y contra la ONU. Pero la carta está engatillada, entre otros elementos, por un insulto que Trump no puede permitirse como, supuestamente, sí lo hicieron los Militares Patriotas: cortar una llamada telefónica. En la Casa Blanca atienden con mucha diligencia y observancia las llamadas de Moscú y Pekín que insisten en respetar la soberanía venezolana, el orden internacional y mantener la paz del globo terráqueo.

 

 

Nada de optimismo: descarnadamente hay que advertir lo peligroso del pragmatismo norteamericano con Trump de presidente, resumido de forma brillante por una indigente afroamericana desde un suburbio en Miami, lejos de “La Avenida de la Cocaína”, donde Marco Rubio tiene sus propiedades: “Trump es el primer presidente con dinero y nadie le puede decir qué hacer”. Las palabras de esta mujer dejaron con la boca abierta a Virginia Vallejo durante la grabación del seriado de RT “Sueños y Pesadillas en USA”. La reveladora idea nos llama a estar muy atentos ante la arrogancia del, delirante, emperador de la Casa Blanca y sus aliados mercenarios en Colombia y Chile que alardean de bravucones sin considerar el escudo aéreo de Venezuela, los retoños bolivarianos desde el Magdalena hasta el Arauca, el inquebrantable patriotismo de la FANB y el Pueblo venezolano hecho Milicia Bolivariana, por ello nuestra lucha y victoria siguen siendo la PAZ.

 

 

Joaquín Rondón – Profesor de la UNELLEZ
@MusicaRebelde965

¡Venezuela vencerá!

 

Venezuela Aurrera

La Mancheta

Informes especiales

#SimónDignidad

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com