Compartir

 

 

Texto: ABP Noticias

Fotos: ABP Noticias

 

Más de 20 organizaciones de ciudadanas y ciudadanos colombianos radicados en Europa se encontraron el pasado 5 de abril en la ciudad de La Haya con el fin de denunciar los asesinatos sistemáticos de líderes sociales y comunitarios en la Corte Penal Internacional (CPI). Igualmente la convocatoria tenía por objetivo exigirle a esta corte la realización de diversas investigaciones en relación con la violación de los derechos humanos en Colombia, así como un pronunciamiento sobre esta temática. Antes de llegar a la corte las organizaciones provenientes de los Países bajos, Bélgica, Francia, Noruega, Suiza, España, Reino Unido y Alemania, entre otros países, realizaron un marcha que comenzó en la embajada de Colombia.

 

Las diversas organizaciones y colectivos, así como algunas individualidades, habían redactado durante el proceso de organización de la marcha, una serie de informes y documentos en los que se caracteriza la grave situación de los derechos humanos en Colombia, y se destaca algunos casos paradigmáticos, como el de los falsos positivos, o el del desplazamiento y los asesinatos relacionados con el megaproyecto de la hidroeléctrica Hidroituango.

 

Se tenía previsto hacer entrega formal de estos informes ante la Corte Penal Internacional. Y a pesar de que los funcionarios de esta corte recibieron los mencionados informes, varios de los organizadores de la actividad manifestaron que hubieran esperado una mayor atención de la entidad ante sus demandas.

 

Luego de la marcha y la presencia frente a la CPI se realizó una rueda de prensa con las y los organizadores de la actividad. Durante la misma las y los voceros enfatizaron en la existencia de una relación clara entre los asesinatos de líderes y lideresas y la puesta en marcha de megaproyectos tanto de empresas nacionales como de transnacionales. Estos megaproyectos tienen consecuencias muy negativas sobre la naturaleza y sobre las comunidades que habitan las regiones en cuestión.

 

Igualmente se señaló que la población indígena es una de las más victimizadas, tanto debido a la cruenta represión estatal, haciendo uso del ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios) al reaccionar  a sus legítimas protestas, como debido al accionar de grupos paramilitares.

 

Un ejemplo de lo anterior es la “Minga indígena” que hace un mes se está realizando en el departamento del Cauca, en el suroccidente de Colombia, pero a la que se han sumado pueblos indígenas y otros colectivos de toda Colombia, desde sus territorios. Algunas de las reivindicaciones de la Minga indígena son poder contar con derechos como el territorio, la justicia social y la paz.

 

En concreto la Minga manifiesta, entre otros, su desacuerdo con lo planteado en el Plan Nacional de Desarrollo, y denuncia los incumplimientos de sucesivos pactos firmados entre las organizaciones indígenas y el gobierno nacional (en 2005, 2009 y 2014). Las demandas no cumplidas en áreas por ejemplo como la educación y la salud, son parte de la denuncia que hace la Minga.

 

Desde que comenzó la Minga han sido asesinados mínimo 10 indígenas, y alrededor de 50 han sido heridos. El pasado viernes las organizaciones indígenas participantes en la protesta y el gobierno nacional llegaron a un pre-acuerdo, que incluye el desbloqueo de la vía Panamericana. No obstante lo plasmado en dicho acuerdo no logra satisfacer las demandas de la Minga y de hecho para el 25 de abril se está organizando un gran paro nacional por parte de comunidades indígenas, afros, y otros colectivos sociales y políticos.

 

El caso de la Minga, marcado por los asesinatos, la persecución y la represión a las comunidades que exigen sus derechos, es un ejemplo que muestra la situación en Colombia.

 

Y es precisamente esta situación la que quisieron visibilizar las y los activistas que organizaron la marcha en Holanda. Es por ello que por ejemplo los grupos que se movilizaron desde Francia tomaron la decisión de ir a pie hasta La Haya. Varios de los marchantes llevaban ataúdes como símbolo de las muertes de las y los líderes. “Nosotros cargamos nuestro muertos” señaló durante la rueda de prensa una de las organizadoras que se movilizó desde Francia.

 

Violación de derechos humanos en Colombia e incumplimiento estatal del Acuerdo de Paz

 

Varios de los voceros y voceras de las organizaciones señalaron también que en la actualidad el incumplimiento por parte del Estado colombiano respecto de sus compromisos adquiridos en el marco del Acuerdo de Paz, representa una de las amenazas más graves para las y los líderes sociales y comunitarios. El Acuerdo de Paz firmado a finales del 2016 entre el gobierno colombiano bajo la presidencia de Santos y la guerrilla de las FARC-EP (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo), contenía por ejemplo todo un sistema previsto para la construcción de verdad, justicia, reparación y no repetición de los hechos victimizantes. En el marco de dicho sistema se debía garantizar la seguridad de las y los líderes en sus actividades, y la integridad de las y los ex-combatientes de las FARC-EP en proceso de reincorporación, incluyendo la reincorporación a la vida política legal. También estaba previsto que el Estado colombiano tomara las medidas necesarias para el combate a los grupos paramilitares. Nada de ello se ha cumplido y un claro ejemplo de ésto son los más de 480 líderes y lideresas, así como los más de 100 ex-combatientes asesinados desde la firma del Acuerdo.

 

Rechazo a la agresión en contra de Venezuela

 

Otra importante motivación de la marcha era denunciar y condenar el intervencionismo del gobierno y del Estado de Colombia hacia la República Bolivariana de Venezuela. Por ejemplo el colectivo “Unidos por la Paz” que hace vida en Berlín, señaló en una nota de prensa previa a la marcha del 5 de abril, y en la que presentaba la convocatoria, que también se tenía previsto denunciar el delito de agresión estipulado en el Estatuto de Roma, en el cual está incurriendo Colombia en contra de Venezuela, y que ello representa una desestabilización a nivel regional y un riesgo de guerra. 

 

También durante la rueda de prensa la vocera de dicho colectivo reiteró esta posición y agregó además que durante la marcha las y los ciudadanos colombianos fueron acompañados por muchos internacionalistas de diversos países, incluyendo un grupo de ciudadanos venezolanos.

 

 

 

 

¡Venezuela vencerá!

 

Venezuela Aurrera

La Mancheta

Informes especiales

#SimónDignidad

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com