Compartir

 

9 de Abril de 2019

 

Hemos visto pasar un año de injusticia, sin que ningún poder humano haya podido poner fin a la arbitrariedad del injusto presidio de Santrich, el guerrillero ciego que nos ilusionó a todos con la paz.

 

Mantener tras las rejas mediante un montaje judicial sin pruebas al más importante negociador de paz de la guerrilla, sólo para dañar el Acuerdo de La Habana, es una bofetada al sentido común, al decoro y a la conciencia nacional.

 

Sin duda el Fiscla Néstor Humberto Martínes pasará a la historia como el principal saboteador de la paz de Colombia. Él, y el embajador de los Estado Unidos, Kevin Whitaker, son los dueños de esta patraña que ha frustrado el más hermoso sueño colectivo que persiste en dejar atrás medio siglo de conflicto armado.

 

Santos habló hace un año de "pruebas contundentes", pero hasta ahora nadie ha mostrado pruebas ni en Estados Unidos ni en Colombia y no han abierto ninguna investigación judicial en el país sobre los supuestos delitos imputados. No se trata de hechos y conductas fáciles de ocultar. Acusan a un hombre invidente de intentar exportar 10 toneladas de cocaína a los Estados Unidos -el mayor envío de droga desde Colombia-, pero no dicen dónde está ubicado el depósito que almacena esa cantidad. No hay suministrador identificado, ni medios de transporte. No existen redes en Estados Unidos que hayan sido identificadas y ni siquiera existen cantidades de dinero con las que hipotéticamente se fuera a pagar la adquisición del cargamento. Mentirosos. Las acusaciones contra Santrich son un rosario de inconsistencias y mentiras urdidas por funcionarios sucios acostumbrados a las trampas y a los montajes judiciales. 

 

Estados Unidos quiere el fracaso total del proceso de paz, y el intento de extraditar a Santrich constituye el mayor ataque para destrozarlo. Por eso el embajador de los Estado Unidos, interviniendo sin rubor en nuestros asuntos internos, le pidió a un grupo de congresistas colombianos aprobar las objeciones de Duque a la Ley Estatutaria y pretendió coaccionar a los magistrados de la Corte Constitucional.

 

Lo que buscan estas objeciones es hundir definitivamente en el congreso el proyecto de ley, para obligar así a una nueva discusión, desde cero, de un texto de estatutaria que cambie todo el acuerdo.

 

La reforma de la Constitución que pretende el uribismo, busca dejar sin efecto el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (Acto Legislativo 001 de 2017) y también dejar sin piso la prohibición a los próximos tres gobiernos de modificar e incumplir lo acordado (Acto Legislativo 002 de 2017).

 

Quieren hacer con Santrich lo que hicieron con Simón Trinidad, quien fue extraditado a los Estados Unidos a través de un montaje judicial durante el gobierno de Álvaro Uribe, y pese haber derrotado la mentira en los estrados judiciales, de todas maneras, fue condenado a 60 años de prisión por un "delito" por el que no fue extraditado, y acusándolo de ser integrante del Estado Mayor Central de las FARC, del cual nunca hizo parte.

 

Para extraditar a una persona desde un país donde poco importe la soberanía jurídica, debiera tenerse en cuenta, al menos, el principio de doble incriminación, que consiste en que sólo puede acordarse una extradición por una conducta que sea delito en ambos países. Pero Colombia se regala. Aquí tenemos gobernantes y funcionarios que no solo se arrodillan, sino que se arrastran.

 

Llamamos al movimiento político y social de Colombia a la solidaridad con Jesús Santrich, reclamando su inmediata libertad, así como la de Simón Trinidad y la de aquellos guerrilleros que, en contravía de lo acordado en La Habana, continúan en prisión.

 

Al Fiscal Martínez y al embajador Whitaker les pedimos abandonar tanta maldad y que no sigan siendo la mula muerta atravesada en el camino de la paz. Que no intimiden ni paralicen más a los magistrados de la JEP y dejen que éstos tomen su decisión frente a Santrich amparados en la autonomía que les otorga la Constitución Nacional.

 

¡Libertad, para Santrich libertad!

 

Iván Márquez, Oscar Montero, Edison Romaña, Aldinéver Morantes, Enrique Marulanda, Iván Merchán, Rusbel Ramírez, Villa Magdalena, Nelson Robles y otros.

 

 

 

 

 

¡Venezuela vencerá!

 

Venezuela Aurrera

La Mancheta

Informes especiales

#SimónDignidad

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com