Por: Joaquín Rondón

 

 

Esto no tiene nada que ver con lo religioso, aunque los relatos de la misma Torá hagan referencia a la corrupción de todos los patriarcas hebreos, ni se trata de “antisemitismo”, como suelen encasillar los miopes el cuestionamiento a las políticas genocidas del Estado israelí; la conformación, conducta y esencia corrupta de Israel como sistema de gobierno es un asunto, eminentemente, sociológico, aunque su élite y aliados se empeñen en vender y justificar la “supremacía” sionista como “predestinada y divina” y tengan a Hollywood en la vanguardia publicitaria, en realidad la descarada corrupción de la política en Israel es de lo más terrenal y vergonzoso, de hecho las Sagradas Escrituras tienen más de humano que divino. Hace una semana, la cristiandad celebró la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo y recordamos cómo el mismo Estado y pueblo de Israel prefirió crucificar a Jesús que a Barrabás; prefirió lo criminal, lo corrompido y brutal, que al más sublime y hermoso de los profetas que ha dado Palestina. Algo parecido acaba de ocurrir en Israel: su sistema electoral ha reelecto al hombre más manchado de corrupción y crímenes en la historia política. De entre los reyes de Israel que causaron la ira de Dios, Benjamín Netanyahu se lleva a todos por los cachos.

 

 

 

Fueron muchos los israelíes, palestinos, incluso romanos opuestos a la crucifixión del Nazareno, pero la gran mediática los anuló, conformándose con aceptar que ese era el destino del Mesías de Palestina. Dos milenios después continúa el oscurantismo; cuánta cobertura y capacidad de expresarse tienen quienes denuncian y se oponen a la corrupción del gobierno israelí, a su inmoralidad, malversación y crímenes sustanciados contra Netanyahu. Qué postura fijan sus aliados a nivel internacional. Cómo es que Estados Unidos señala, critica y sanciona a Cuba, Venezuela e Irán, pero no embarga los fondos relacionados con las redes de corrupción que encabeza Netanyahu: una red convertida en el segundo producto estratégico de exportación de Israel: la supremacía corrupta, no sólo ungiendo como “superiores” a quienes se enfilan a los rebaños y pastores del sionismo, sino que reciben un “aval divino” para delinquir y corromper sistemas enteros de gobierno, como el Grupo de Lima.

 

 

 

Todos los gobernantes inscritos en el Grupo de Lima se asociaron para compartir el festín del despojo contra Venezuela; repartirse acciones de Citgo, de Monómeros, de ayudas humanitarias, condonarse deudas y entrenar mercenarios con la ayuda de Israel, como lo han reconocido Duque y la CIA, a la par de alinear sus partidos con el fanatismo religioso, sostenidos por colosales redes de corrupción, blindadas por organismos internos y externos que amparan el crimen organizado con el mismo manto jurídico que le permite a Netanyahu reelegirse. Brasil, Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia son ejemplos de esa red de complicidad y fanatismo con sujetos como Bolsonaro, Vizcarra, Keiko Fujimori, Añez e Iván Duque, quienes encabezan sistemas de corrupción y criminalidad, que a su vez se traducen en sufrimiento para sus pueblos, a tal punto que en Perú, sede del Grupo de Lima, la población está asqueada de sus políticos y de sus elecciones; en Perú casi todos los congresistas están procesados por corrupción y desde su lodazal han juzgado a todos los presidentes por el mismo delito. Colombia ha cometido el mega fraude internacional más grotesco al desconocer los Acuerdos de Paz y Brasil avanza en el exterminio sistemático de su gente bajo las órdenes de otro supremacista y aliado de Netanyahu: Jair Bolsonaro.

 

 

 

Reiteramos el estudio de Mosonyi sobre la identidad heredada en nuestro continente: todo lo flojo, lo corrupto y lo vulgar nos viene de los colonizadores. La gran tarea de descolonizarnos, comienza por el aborrecimiento de la corrupción, así las grandes potencias admitan a Netanyahu como un “dignatario”, nosotros, muy por el contrario, estamos llamados a ser “dignos y útiles a la Patria”.

 

 

 

Joaquín Rondón – Profesor de la Unellez
@LaGuaratara

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com