Por: Federico Bonthuis

 

Leyendo acerca de la situación de Colombia, hago este análisis, que por supuesto tiene correlato historico. La historia de Colombia como parte integrante de la gran Colombia ese proyecto de Simón Bolívar, que finalmente terminó fraccionándose, con un Bolívar cómo lo describió Gabo, en sus últimos días yéndose pobre y enfermo y muriendo en Santa Marta. Nuestro héroe se negó a abandonar América del Sur, hasta el último de sus días.

 


Pero no vayamos tan atrás, porque hoy es hoy, como decimos, y todo tiene su antecedente, a los que nos gusta buscar en la historia. Encontramos en Jorge Eliécer Gaitán, aquel prohombre, de la historia colombiana, que, desde sus concepciones populares y bolivarianas, pensaba en una Colombia para todos y todas, en una Colombia sin excluidos, y dónde las oligarquías y las aristocracias del dinero fueron puestas en su justa medida.

 


Pero la maldad, ya escribí sobre esto, la maldad hizo su trabajo, como siempre implacable, asesinando a Gaitán que seguramente hubiera sido el presidente de Colombia. Asesinado por aquellos que detentaban el poder económico financiero amparados en el coloniaje local que nunca creyeron en una verdadera Colombia democrática. Ahí surge todo el problema o se acentúa, mejor dicho, el problema colombiano, la llamada época de “la violencia” que todavía dista mucho de terminar. El magnicidio de Gaitán fue seguido de otros magnicidios también, de gran entidad, o directamente de operaciones limpieza, contra grupos políticos enteros, que amenazaban a los plusvalistas colombianos.

 


La atrocidad del crimen de Gaitán, es de tal magnitud qué escala hasta nuestros días. La aparición de las guerrillas liberales, con posterioridad convertidas de la mano de Manuel Marulanda Vélez, y de Jacobo arenas en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, y su lucha en las montañas y las selvas insurgentes.

 

 

Una lucha inspirada en la justicia social, una lucha por la tierra, y a la vez una lucha por la paz, porque por la paz muchas veces se debe luchar.
No me voy a dejar llevar por aquellos qué expresan sobre la irracionalidad de la violencia y de la guerra, pero también declarare que este no es un discurso guerrerista, sino totalmente lo contrario, como quedara demostrado. Porque ambas, la violencia y la guerra, tienen su origen tiene sus métodos y son continuadoras de la política por otros medios, así lo planteó Clausewitz.

 


El fraude perpetrado 1973 contra el general Rojas Pinilla, re-enciende la mecha nuevamente, ayudado obviamente por los EEUU y su partido conservador colombiano, con sus elites amenazadas. Luego de ello, surge el famoso EME, el M-19, movimiento que encarnaba el respecto por la legalidad democrática, el respeto a la Justicia Social, y él no cercenamiento de las libertades tantas veces ocurrido en Colombia. Vale oír un poquito al “Flaco” Bateman, cuando confronta a un periodista preguntándole que paz quería el… Así el EME continuó peleando durante 17 años al mando de diversos comandantes, y al lado de otros movimientos, como las FARC, o el Quintín Lame. Movimientos a los cuales se sumaban latinoamericanos de otras latitudes que se indignaban cómo nos indignamos hoy al ver las injusticias, las tropelías y las matanzas que se “so pretexto de mantener el orden”, comete a diario el estado colombiano con sus parapoliciales en una verdadera caza de seres humanos.

 


Seres humanos que no exigen nada ilógico, sino que exigen libertad, educación, salud, comida, y Justicia como parte de un todo que es la justicia social. En fin, el estado colombiano se encargó de irrespetar todos y cada uno de los acuerdos con los movimientos insurgentes desde 1984 hasta la fecha. Acuerdos que muchas veces terminaban o la mayoría de las veces me atrevo a decir, en magnicidios cuando no en genocidios como los de la Izquierda Unida en la década de los 90. Magnicidios que debíamos soportar quienes, cansados de estar en el monte, porque el monte cansa, y las pantaneras te queman las patas, y que en cualquier momento te metan un balazo, el cual no sabes de dónde te va a venir.

 


Los acuerdos de Corinto de 1984 irrespetados, y esto viene de mi parte, el maldito acuerdo de marzo en 1990 con el oligarca Barco, y ese maldito día el 26 de abril de 1990 en la que la mafia del Estado colombiano personificado en el DAS en complicidad con narcotraficantes cometen nuevamente el magnicidio mediante sicariato de quien en definitiva hubiera cambiado la historia tal vez de Colombia y de toda Latinoamérica me refiero a Carlos Pizarro Leóngomez.

 


Magnicidio que le sirvió el estado colombiano, para en alianza con los Estados Unidos de Norteamérica, y como siempre con las oligarquías locales mantener una suerte de democracia tutelada, en la cual se protegían intereses de terratenientes, traficantes y oligarcas.

 


No debemos olvidar que en aquellos días también asesinan a Jaramillo Ossa, todos estos crímenes aún impunes, pero útiles para conservar el “status quo” establecido por las oligarquías terratenientes, siempre la lucha por la tierra.

 


Estados Unidos de Norteamérica siempre aporta su granito de arena, como siempre su costumbre alrededor del mundo, llevando sus problemas internos y exportándolos mediante muerte a todo el resto del mundo, Colombia no fue la excepción.

 


So pretexto de la guerra contra las drogas, Ronald Reagan y los subsiguientes presidentes colaboraron militarmente y militarizaron la totalidad del territorio colombiano mediante el establecimiento de bases militares, penetración ideológica en sus fuerzas armadas con doctrinas de la seguridad nacional y fuerzas de seguridad, y endeudando el estado colombiano, con asistencia militar y venta armamentística.

 


Así se elaboró el plan Colombia o Plan Patriota (vaya nombre), básicamente como un plan policial del departamento de estado para el control geopolítico del problema del narcotráfico. La realidad era que los Estados Unidos no querían terminar con el problema de la droga, sino que querían adueñarse de sus pingües ganancias. Así fueron matando y encarcelando a los diversos jefes de los carteles y en aquella década del 90, produciendo todo esto un problema policial, más muerte y destrucción.

 


Llegamos a los años 98 principio de los 2000, en que el surgimiento de la Revolución Bolivariana en Venezuela, torna a este país en un virtual contendiente de los Estados Unidos en la zona, primero por su Alianza con Cuba, y después por la implementación de las políticas del Alba, el entierro del Alca, y el surgimiento de la Unasur de manos de nuestro Comandante Hugo Rafael Chávez Frías. Ahí se produce el reorientamiento, del aparato militar norteamericano combinado con el colombiano para hacer frente a Venezuela, Cuba y a otros países aliados del Alca. Mientras, la violencia en Colombia sigue, promesas de desmovilización algunos frentes insurgentes, dejación de armas de algunos, y la aparición que una suerte de sujeto diabólico, llamado Álvaro Uribe Vélez dentro de la política colombiana, el cual ya había, tenido su debut, de la mano del conocido Pablo Emilio, habilitándole sus pistas aeronáuticas para el despegue y aterrizaje de sus aviones. Que llevaban y que traía los aviones ya lo sabemos...

 


Lo cierto que Álvaro Uribe Vélez, llega como un narco político a la presidencia de Colombia, y es que aún en día mantiene sus influencias y su poder sobre Fuerzas Armadas y de Seguridad en un virtualmente llamado centro demoníaco a manos de su aprendiz Iván Duque. Lo cierto que, en el año 2016, en un interregno, puntal Santos, otro oligarca, se logra la dejación de armas de la mayor parte de las FARC-EP, mas no del Ejército de Liberación Nacional. Bajo las mismas promesas, de los acuerdos del Cauca de 1990, y creo que, con los mismos garantes de la paz, las FARC abandonan las armas.

 


Pero éste abandono de las armas por parte de las FARC, no significó una renuncia del Estado colombiano, a la utilización de parapoliciales y paramilitares para el control del territorial, mucho menos se reinsertaron a la vida civil a aquellos que hicieron la dejación de armas, sino que sencillamente se les mato. Y en esto creo que los 6402 no es un numero verdadero y dista mucho de la realidad de las muertes causadas por el estado parapolicial desde los Castaño hasta nuestros días.

 


Si Colombia no es un estado fallido a la medida de lo que significaba Vietnam del Sur, que vengan y me lo expliquen, que es un Estado fallido…

 


Vastas zonas del territorio colombiano sometidas a narcotraficantes, esmeralderos y otras yerbas, siendo siempre los Estados Unidos quienes echaban leña al fuego para la erradicación de cultivos ilícitos, sin darle al campesinado otra salida que el de terminar en los suburbios de las ciudades viviendo en los tugurios.

 


La erradicación forzada, significaba el bombardeo qué zonas rurales mediante el llamado agente naranja, herbicidas y glifosatos, todos agentes altamente cancerígenos de los cuales poco les importaba a los norteamericanos y sus socios los oligarcas colombianos, de los cuales los únicos damnificados terminaban siendo los campesinos a quienes les rociaban sus tierras que prácticamente quedaban yermas, sin posibilidad que crezca siquiera un plátano.

 


Los acuerdos de La Habana del 2016 produjeron una gran desmovilización de las FARC, quienes vimos esto, ya desde argentina, el gobierno de Macri y su prensa adicta ensalzaban dichos acuerdos, comenzamos a ver, remontándome automáticamente al año 1990, y no me equivoqué.

 


Algunos desmovilizados convertidos en políticos de la “gobernanza” cambiaron años de luchas y principios, por curules en el senado, resignando su lucha por el Socialismo, apuñalando la Justicia Social y el Bolivarianismo a cambio de aparecer, limpios y bañaditos, cómo los buenos de la película frente a los malos que no habían querido firmar los acuerdos de La Habana, sin desarmarse, y aquellos otros que se habían retirado porque se habían dado cuenta que el diablo pierde los pelos pero no las mañas.

 


A qué me refiero, me refiero a que el Estado Colombiano permitió de los Estados Unidos de Norteamérica su socio, que estaba sentado en la mesa de negociaciones, continuará con una política de “LAWFARE” contra aquellos dirigentes que no iban a traicionar sus principios, de Socialismo, de Lucha y Justicia Social.

 


Que también se negaron a devolver sano y salvo a un prisionero político, me refiero a SIMON TRINIDAD, el cual había sido designado negociador de los Acuerdos de la Habana.

 


Nada concedieron el Estado Colombiano y sus socios norteamericanos de la administración Obama, es así que mediante la opinión publicada se empezó a tejer una suerte de maraña, desinformativa, creando una posverdad y para luego extraditar a estos dirigentes, los cuales se vieron forzados por el estado colombiano a tomar nuevamente las armas. Me refiero en este caso a los compañeros de las disidencias Iván Márquez y Jesús Santrich.

 


Muestra está que la de desmovilización trajo aparejado los “elegantemente llamados falsos positivos”, que no son otra cosa que masacres y fosas comunes de civiles campesinos y exguerrilleros, perpetrados por los Uribe y sus calañas.

 


La violencia actual que lleva adelante el estado colombiano, a raíz de la aplicación de políticas neoliberales y guerreristas de Uribe y su banda de las motosierras, han fracasado en la totalidad del continente sudamericano, provocando toda suerte de saqueos, sumado a ello, la tentativa de los Estados Unidos de Norteamérica que utilizar Colombia como un portaviones para atacar a un país hermano como es Venezuela.

 


No obstante, y esto es lo paradigmático y cómico del caso, cobrándole los gastos de guerra tanto al Pueblo Colombiano con la aplicación de una reforma fiscal, como a Venezuela, con posterioridad con reparaciones de guerra, o reconstrucción como recordamos el caso de Irak, convirtiéndose los Estados Unidos siempre en los únicos ganadores económicos de la guerra y gendarmes de la paz de los cementerios.

 


Porque los Estados Unidos y sus “policys” las guerras, se miden en miles de millones de dólares, que no hacen otra cosa más que saquear los recursos naturales, robar y matar por dinero, como lo hacían en el lejano oeste a los nativos americanos y hoy a los pueblos latinoamericanos, cobrándoles alquiler de sus tierras, saqueos los cuales los EEUU han hecho prácticamente desde el inicio de su propia existencia, su razón de ser en la región.

 


Pues bien, el malandra y casi presidente Duque quiso imponer una reforma tributaria, impuestos a los alimentos todo para financiar la guerra de su socio político norteamericano, comprar aviones y helicópteros para la guerra, sea de paso llenar los bolsillos de la oligarquía local, del aparato militar industrial yankee, y su socia y cómplice silenciosa oligarquía, que hoy sale a poner paños fríos en una situación la cual parece salirse de las manos.

 


La reforma tributaria de Duque el bribón, y su ministro Carrasquilla, ha caído cómo por despeñadero. Ahora tocará al Pueblo Colombiano que arroje por despeñadero el régimen del malandra dictador Duque, y con el todo el grupo de mafiosos al estilo Duvalier, que han producido toda la suerte de asesinatos, heridos, detenidos y ejecutados por las fuerzas de seguridad y parapoliciales de Colombia. Vale para ello, informarles a los colombianos, a sus fuerzas Armadas y de Seguridad, al genocida Duque y su patrón Uribe, que en Argentina el genocida y dictador Videla murió defecando en una celda de una cárcel común.

 


La violencia tiene un origen, la violencia tiene su justificación, y la violencia no es irracional.

 


Muchas veces los argentinos, decimos que la violencia de arriba genera violencia de abajo. Y esto es lo que ha pasado en Colombia, cantidades de acuerdos incumplidos por parte del Estado colombiano en protección de sus élites oligárquicas, saqueadoras y la permisiva actitud estatal frente a los Estados Unidos de Norteamérica sus agencias, sus empresas y socios locales.

 


EN HONOR A MIS HERMANOS COLOMBIANOS QUE LUCHAN EN LAS CALLES CONTRA EL OPRESOR. EN HONOR A LAS MADRES QUE HAN PERDIDO SUS HIJOS EN DICHAS LUCHAS. EN HONOR A TODOS AQUELLOS QUE DESDE LA EPOCA DE NUESTRO LIBERTADOR BOLIVAR VIENEN REGANDO DE SANGRE LATINOAMERICANA POR LA JUSTICIA, POR LA PAZ Y POR LA DIGNIDAD

 


HEMOS JURADO VENCER Y VENCEREMOS.

 


SIEMPRE QUE HAYA VOLUNTAD DE LUCHA HABRÁ ESPERANZA DE VENCER.

 


FEDERICO BONTHUIS. COORDINADORA REVOLUCIONARIA SIMON BOLIVAR ARGENTINA. CRSBA23, ORGANIZACIÓN INTEGRANTE DEL MOVIMIENTO CONTINENTAL BOLIVARIANO.

 

Por: Alberto Pinzón Sánchez

 

 

Forzado por el pentágono estadounidense, empeñado en recuperar de cualquier modo su imagen decadente en el Mundo y dentro de su geoestrategia para mantener estable el precio de la cocaína en las calles del primer mundo mediante con la coacción de la “War on Drugs”, o guerra contra las drogas en la región andino amazónica; el pelele Duque que funge como subpresidente en Colombia, con su ministro de guerra el bravucón Molano, han emitido este 12 abril 2021 el decreto 380 que reactiva en el territorio colombiano las fumigaciones (en jerga posmoderna correcta: “aspersiones”) del  poderoso veneno químico Glifosato producido por la multinacional Monsanto-Bayer que está prohibido en todos los países del Centro capitalista y reservado solo a hacerlo llover sobre los pobres países de la periferia atrasada o subdesarrollada.

 

 

 Como se dice en el título de esta nota, no es solo la continuación de la guerra química por otros medios con toda la secuela de males, daños y alteraciones que trae a los tres reinos de la naturaleza o ecocidio generalizado y científicamente comprobado; sino el puntillazo final al ilusorio “Acuerdo de Paz Santos- Timolión 2016”. Un golpe definitivo a ese pacto, amenazado de destrucción desde el momento de su firma por la perfidia de la clase dominante, que tenía como uno de sus ejes una tímida “reforma rural integral” articulada con un plan de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, acogida por unas cien mil familias campesinas colombianas.

 

 

Plan integral, sectorial con programas de desarrollo con enfoque territorial para un desarrollo alternativo que bien mirado ahora, despues de la miseria, la crisis social agravada por la Pandemia covid, el genocidio social que se está viendo de las zonas escogidas para tal plan, la reactivación del narco paramilitarismo oficial y, del exterminio sistemático gota a gota de los ex guerrilleros acogidos para la reinserción; no pasó de ser una atractiva carnada lanzada por Santos al equipo negociador guerrillero, tragada entera (no se sabe si de buena o mala fe) por el comandante, máxima autoridad político-militar y sus más “íntimos colaboradores”, quienes la impusieron con amenazas de expulsión a sus contradictores que no se tragaron la carnada y despues fueron estigmatizados con la ayuda de la falsimedia adicta como disidentes. ¿Disidentes de qué o de quién?

 

 

Estamos pues ante la culminación de una estrategia de demolición tan exitosa como perversa y fríamente calculada de la clase dominante colombiana unida, que tenía como único fin tres objetivos concretos sobre los que basó su perfidia e incumplimiento posterior, o “conejo al acuerdo”:

 

 

 1- Demoler y fraccionar militar, política y moralmente la más antigua organización de resistencia antiimperialista y antioligárquica en toda sudamérica y sus liderazgos. Lo cual está conseguido.

 

 

 2- No hacer “ningún” cambio dentro de la Estatalidad dominante, por ejemplo el más notorio, eliminar la Asamblea Nacional Constituyente como medio para la refrendación del Acuerdo como siempre fue la meta superior de los fundadores de las Farc; reemplazada a última hora  por un extraño Plebiscito sacado de la manga del “Tahúr gobernante”, aceptado dócilmente por el jefe máximo de las guerrillas y sus íntimos de armas en el equipo negociador guerrillero; plebiscito que como se sabía de antemano iba a ser derrotado electoralmente y para evitarlo no se movió un dedo, y al ser derrotado como sucedió, deslegitimó e ilegalizó totalmente dicho Acuerdo y sus liderazgos. Este otro objetivo también está conseguido.  

 

 

3- Pero tal vez lo más importante, hacer compatible las dos anteriores metas con la orientación (orden) emanada desde Washington por el gobierno de los EEUU, adecuada en Colombia en las 7 bases militares USA y en los cuarteles de la OTAN recientemente traída a Colombia por el presidente Santos, para continuar con la fallida “guerra contra las drogas” como medio de controlar la región andino-amazónica según lo establecido en 1997 en el Plan Colombia de Pastrana, aprobado en pleno tanto por Republicanos como por Demócratas en el Congreso de los EEUU, y más recientemente, desde el 9 de marzo de 2015, cuando el presidente Obama determinó la eliminación del gobierno bolivariano de Venezuela por constituir una amenaza a la Seguridad de los EEUU y  a su mejor aliado el gobierno actual de Colombia. Este tercer objetivo está a punto de lograrse con el reciclamiento del conflicto interno, los recientes ataques “combinados” contra el gobierno venezolano, la compra de aviones de guerra ultramodernos, y la expedición del mencionado decreto sobre reinicio de las fumigaciones.

 

 

Pero como todo en la realidad se mueve dialécticamente, el blindaje buscado por la oligarquía colombiana y el imperialismo para su Régimen contrainsurgente y narco paramilitar de dominación y explotación, con los anteriores tres objetivos también ha generado su contrario: el contra blindaje popular Veamos:

 

 

1-  Con la demolición militar de la otrora monolítica Farc, han surgido un sin número de grupos guerrilleros (casi todos de carácter regional y Territorial) como restos de la “federación de Frentes, y columnas”  antes mandadas por mandos medios que al haberse deslegitimado el liderazgo superior y central con la “firma” del Pacto de Santos-Timolíon, empezaron a responder a las demandas hechas por sus comunidades de seguridad, supervivencia  y en especial de Resistencia al ataque sistemático Oficial y narco paramilitar oficial, ahora agravado con la guerra química y ecológica que  está en marcha.

 

 

2- Con la demolición política de esa dirección guerrillera proclive, han surgido una cantidad importante de dirigentes sociales jóvenes y frescos con propuestas alternativas de movilización social, y realización práctica de alianzas políticas incluso con alcances electorales a futuro.

 

 

3- Y con la demolición ético- moral y la deslegitimación de la máxima dirección insurgente, ha surgido a la discusión pública uno de los aspectos que estuvo largo tiempo escondido o subestimado, como fue el de la autocrítica y el reconocimiento público de los graves errores de guerra y de conducción cometidos durante el conflicto por lo que no fueron corregidos, sino que se persistió en ellos llevando a lo que se conoció como “degradación de la confrontación” y a la masiva infiltración militar enemiga con cuadros importantes en la dirección guerrillera. Asistimos a una saludable discusión pública al respecto y al renacimiento del valor ético moral de la lucha de rebeldía y resistencia comunitaria al fascismo dominante.

 

 

¿Quién (excepto la pequeña camarilla beneficiada que los rodea) da una lenteja por el liderazgo político, militar o moral de la “Rosca de las tres eles” de Londoño, Lozada y Lascarro y sus buchones antiguos en medio de los vapores alcohólicos y la condescendencia los dejaron hacer lo que hicieron?  

 

 

Hoy el antiguo trípode vietnamita (partido, ejército, frente de masas) que se exhibía cuando se era prácticamente la amenaza más consistente al Estado colombiano, ha cambiado con las condiciones socio políticas que ha generado la demolición del Acuerdo Santos-Timolíon 2016, y han surgido nuevas perspectivas de resistencia territorial y comunitaria.

 

 

Ha aparecido en la realidad social un nuevo trípode de lucha que obedece a esa nueva realidad. Hoy la lucha social en Colombia tiene a la vista de todos, tres grandes componentes OJO independientes entre sí pero articulados en su finalidad estrategia incluso de largo plazo que sin duda deben estar inquietando a los estrategas y spinn doctors del régimen:

 

 

1- Un potente, heterogéneo, multiclasista y multicolor Movimiento Social que está en receso pero en ningún caso inactivo. 2- Un frente electoral alternativo en proceso de consolidación con múltiples liderazgos y propuestas en discusión que el régimen y su falsimedia busca por todos los medios romper y enemistar entre sí, y que muy seguramente después de las elecciones del año entrante (exitosas o no) dejará importantes experiencias y liderazgos consolidados.  3- También hay un proceso, a todas vista, que diversos analistas y sociólogos presentan en sus informes como “la expansión acelerada de las disidencias y de los rearmados”, que deja ver un proceso en marcha de aglutinamiento y unificación de mandos medios de las antiguas Farc, que al quedar sin liderazgo legítimo y sintiéndose traicionados por ellos, han empezado a asumir su propio papel en defensa de las comunidades donde actuaron por largos años.

 

 

Así pues, que estos tres nuevos elementos conjugados que mirados de manera realista y sin idealismos o ingenuidades triunfará por separado o solo. No se triunfará por elecciones solamente; como no se triunfará con la sola movilización social, y menos aún, la resistencia armada sola, como antiguamente se pensaba, va a dar con el régimen en el suelo. Serán los tres, los determinantes en los próximos desenlaces sociales que la aguda lucha de clases de Colombia va a presentar. Así que no hay por qué desesperar.

 

 

Fuente imagen internet         

 

 

Por: Libardo Muñoz Quintana 

 

Otros nueve cuerpos o restos humanos fueron hallados en las últimas 48 horas, en una fosa común localizada en el cementerio de Dabeiba, Antioquia.
 
 
 
Este nuevo hallazgo es resultado de una paciente y minuciosa labor científica y técnica, que adelanta la Jurisdicción Especial para La PAZ, JEP, mediante la cual están obteniéndose sorprendentes y escandalosos detalles sobre lo que se conoce ya de unos años a esta parte, cómo los "falsos positivos", dentro del conflicto armado colombiano.
 
 
 
Precisamente fué la JEP, la que reveló hace algunos días, que entre los años 2002 y 2008, fueron asesinados más de 6 mil hombres, presentados cómo guerrilleros caídos en combates, descubrimiento que hizo sonar la alarma nacional e internacional, pues nunca se sospecho que los falsos positivos tuvieran semejantes proporciones de sevicia y carencia de escrúpulos. La JEP señaló que en el lapso de tiempo anotado, ,1500 militares, muchos de ellos aún activos, están implicados en lo que en realidad son ejecuciones extrajudiciales, que representaban gratificaciones, premios en dinero y otras prebendas, todo esto durante los dos gobiernos de Álvaro Uribe Vélez. 
 
 
 
Eh el cementerio de Dabeiba está desplegada gran parte de la capacidad científica e investigativa que está descorriendo un telón sobre una de las más tenebrosas facetas del conflicto armado colombiano. Médicos legistas, dactiloscopistas, fotógrafos, odontólogos, jueces y auxiliares legistas encontraron los nueve cuerpos que se suman a los ya exhumados, entre los días 6 y 13 del presente mes de marzo, y en pleno desarrollo de la cuarta jornada de extracción de cuerpos en un trabajo de campo delicado y lento, pero decisivo para sacar a flote la identidad de las víctimas. 
 
 

 

Por: Matiz Muñoz Gustavo

 

El ministro de Guerra Colombiano Sr: Diego Molano. pomposamente  presentó  un parte de guerra, el 02 de marzo 2021 como proeza militar en la vereda Buenos Aires, municipio de Calamar, Guaviare, cerca del río Ujujú, contra 20 insurgentes… Posteriormente tuvo que reconocer que él Tenía conocimiento preciso de la presencia de niños en un campamento  escuela de las Resistencias Campesinas, No obstante ordenó un desproporcionado Bombardeo de Las Fuerzas de Tarea Conjuntas fuerza Fudra Omega del Ejército, asesinando así,  a por lo menos, quince menores de edad niñas y niños con edades entre los 09 y 16 años…  ya que prácticamente hay cuerpos desintegrados… El ministro fascista descalificó la dignidad de la vida, al mencionar a las pequeñas víctimas como a MÁQUINAS DE GUERRA. Lo que constituye otro vergonzoso CRIMEN DE LESA HUMANIDAD;

 

 

La fuerza fudra omega es: “una prolongación del Comando Sur de EE. UU. Que funciona como un paraestado al margen de las reglas constitucionales colombianas. Fue creada tras el Plan Colombia, para permitir la articulación de inteligencia y despliegue bajo un único mando de las 3 armas de las FFMM (Armada-Ejército-FAC) y de la Policía Nacional bajo el concepto de teatro de operaciones sobre una zona amplia no acotada por la división político-administrativa existente”[1]. El área de esta unidad militar incluye Guaviare, Meta y Caquetá, donde se han presentado otras masacres y coincide con la llamada “Zona Futuro” Chiribiquete y Parques Naturales, donde opera entre otras la brigada norteamericana SFAB y la FOL de EEUU ubicada en la Base Militar El Barrancón, San José Guaviare.

 

 

No se trata de un error de una unidad militar dislocada en la periferia, sino de un bombardeo militar de precisión planeado minuciosamente en la comandancia de la base militar contrainsurgente colombo estadounidense del “El Barrancón” en San José del Guaviare de un cuerpo élite con adiestramiento y equipamiento norteamericano en un área priorizada para la llamada “política de consolidación” del stableschiment Duque para el desarrollo de esta etapa de la guerra.

 

 

Va mi profunda censura moral y rechazo ético, ante estos repetidos crímenes de guerra, y sumo mi nombre, a las voces que llevaremos este caso a la CPI. porque los Crímenes contra la Humanidad no prescriben. Los niños son las víctimas de un estado indolente, son víctimas de un gobierno que prometió hacer trizas la paz, de un estado social que los condenó al ostracismo porque nunca llegó a estas zonas olvidadas... 

 

 

Artista Colombiano

 

Por: Corporación "Semilla y Memoria | Patria es Solidaridad

 


La Corporación “Semilla y Memoria” con sede en Bogotá Colombia y la Asociación Bolivariana de Asuntos Humanitarios “Patria es Solidaridad” con sede en Caracas Venezuela, tienen el gusto de invitarlos a participar en el conversatorio “DERECHOS HUMANOS, PANDEMIA Y POSCONFLICTO” el primero de una serie de conversatorios sobre la actual situación de derechos humanos en Latinoamérica y el mundo.

 


Este espacio tiene como objetivos:

 


Actualizar y sensibilizar frente a la grave situación de Derechos Humanos (principalmente Chile y Colombia) que ha sido profundizada por la pandemia de la COVID 19.

 


En el caso de Colombia, mostrar una perspectiva crítica del deterioro de los acuerdos de paz firmados entre las FARC-EP y el Estado colombiano, y la consecuente eliminación del delito político en el post-acuerdo.

 


En el caso Chileno hacer un análisis del incremento de los casos de violación de Derechos Humanos en el contexto del post estallido social de octubre del 2019.

 


Tejer lazos de solidaridad en Latinoamérica para la denuncia y el activismo en contra de los casos de violación a los DHH y en función de campañas de solidaridad a favor de grupos y personas víctimas, así como la solidaridad con los prisioneros políticos.

 


El conversatorio contará con la participación de los siguientes invitados:

 

 

Expositores:

 


Eduardo Matías (Colombia) Abogado y defensor de DHH, abogado de la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz)

 


Libardo Chilatra (Colombia): Abogado y defensor de DHH

 


Hugo Gutiérrez (Chile): Abogado defensor de DHH, Ex diputado del parlamento chileno por el PCC, Abogado querellante contra Pinochet.
Moderador

 


William Acosta (Colombia): Abogado, defensor de derechos humanos, abogado de la JEP (Jurisdicción especial para la paz) director de la Corporación Semilla y Memoria.
Fecha: jueves, 4 de marzo de 2021

 


Hora:


04:00 p.m. (hora Colombia)


05:00 pm (hora Venezuela)


06:00 pm (hora Chile)


Podrás participar en el Conversatorio Virtual “DERECHOS HUMANOS, PANDEMIA Y POSCONFLICTO” a través del Canal de Youtube: Patria es solidaridad

¡Venezuela vencerá!

 

Venezuela Aurrera

La Mancheta

Informes especiales

#SimónDignidad

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Advertencia a E.E.U.U.

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com