Compartir

Por: Carlos Casanueva Troncoso, Zoom bolivariano

Un complejo y confuso escenario se vive en la Venezuela bolivariana , en medio de un entorno regional en claro retroceso. Mientras en Brasil se estaría consumando un golpe parlamentario que terminaría definitivamente por romper el equilibrio regional dejando su conducción en las manos de la derecha , en Argentina ya se ve claramente la involución histórica encabezada por Macri y su gobierno. A esto se suma el reciente triunfo del fjimorismo en el Perú en primera vuelta y la victoria de la derecha en el referendo boliviano , como claras muestras de que los esfuerzos de los EE.UU por recuperar su patio trasero , hoy trascienden la mera amenaza y se convierten en su primera gran oportunidad de restauración neoliberal en el Continente, desde su fallida expansión del ALCA a principios de este siglo. 

 

En este contexto entramos en un periodo muy peligroso para el proceso de cambios que se ha vivido en Venezuela, en tanto la derecha local , envalentonada con el triunfo de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre y el decidido respaldo de la administración Obama, juega sus cartas simultáneamente apostando a todos escenarios posibles que van desde la intervención internacional armada directa, hasta la utilización de las distintas herramientas que la Constitución bolivariana les brinda.

En este marco se visualizan dos vías principales, aunque pudiesen ser complementarias: La primera vía seria un plan de violencia contrarevolucionaria capaz de generar una situación de ingobernabilidad y caos, que cree las condiciones para una salida extraconstitucional. En esta vía los escenarios posibles podrían desarrollarse a partir de la actuación de la OEA y la aplicación de la Carta Democrática, que si bien en sí no tiene mayor significado, puede ser usada como justificación política para una intervención extranjera. Otro escenario seria un levantamiento militar interno, como replica exacta del golpe del 2002 que obligue la renuncia del presidente Nicolás Maduro, quien ha afirmado no renunciará.

Otra vía es liderada por H. Capriles , Primero Justicia y Acción Democrática, dirigida esta ultima por el presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, quienes activaron el camino del revocatorio, luego de su fracaso con la enmienda constitucional. La entrega de las planillas por parte del C.N.E. el martes 27 abril , impidió que la derecha activara su plan contrarevolucionario violento convocado para el miércoles 28 en todo el país. Frente a este último hecho la oposición se dividió entre un grupo que activó acciones de desestabilización violentas , ejecutadas por núcleos de Voluntad Popular , paramilitares y bandas delictivas , con focos de violencia en Zulia, Carabobo, Aragua y Vargas , principalmente y otro grupo que bajó la movilización centrando sus esfuerzos en la recolección de firmas. El grueso de la oposición ,planillas en mano, se fue a la calle a activar la primera etapa del revocatorio, consistente en reunir el 1% del total del padrón nacional electoral.

En tanto las derechas venezolanas tratan afinar su estrategia y camino a seguir tensándose sus propias pugnas internas, se vive un incremento de la guerra económica y psicológica repotenciada por un creciente aumento de los ataques de las bandas delictivas y el paramilitarismo, cuyos vínculos con sectores de la derecha más recalcitrante , han sido ampliamente denunciados.
Un escenario complejo y tenso se vislumbra para este año en Venezuela. El gobierno no ha podido derrotar la inflación especulativa, las colas por alimentos básicos regulados producto de la escasez , la falta de algunos rubros en materia de medicamentos y artículos de aseo, lo cual ha aumentando la angustia de las familias venezolanas que aun esperan por una respuesta efectiva del gobierno, cuyos errores propios y corrupción interna, sumada a una guerra económica sostenida ha ido agravando la situación general, instalando peligrosamente la desesperanza y la desconfianza en las instituciones, lo cual podrían ser el germen para un estallido social, que la derecha no podrá capitalizar ni conducir y que el gobierno no podrá controlar.

Frente a ello el momento no es para consignas facilistas , fatalistas , ni autocomplacientes , menos para el acriticismo ciego . Es momento de tensar y unir las fuerzas que van a enfrentar este trance histórico y derrotar las amenazas que se ciernen contra todos venezolanos y venezolanas. Frente a ello debemos ser capaces de convocar a todas las fuerzas del proceso bolivariano revolucionario venezolano y continental, con un objetivo común de resistencia y profundización de las conquistas alcanzadas en el Continente y la defensa de la revolución bolivariana , como bastión de la lucha anti imperialista y la recuperación de la soberanía de nuestros pueblos.

Hoy existen en Venezuela varias iniciativas que buscan una convergencia revolucionaria, las cuales podrían hacer fuerza común para constituir un solo frente , movimiento o bloque bolivariano, capaz de enfrentar y derrotar a las fuerzas reaccionarias.

Para ello se requiere de una verdadera dirección colectiva del proceso , que de cuenta de toda la diversidad y acumulado histórico, superando al GPP y otras expresiones limitadas , dando cuenta de la unidad histórica revolucionaria de todas las fuerzas populares, chavistas y bolivarianas desarrolladas en estos 17 años de proceso de transformación, aislando posiciones conciliadoras y entreguistas,que en momentos de máxima tensión afloran. Como dijera el libertador Simón Bolívar y nos lo recordaba constantemente el comandante Hugo Chávez “vacilar es perdernos “.

Venezuela Aurrera

Coprorebeldia

La Mancheta

Informes especiales

Constituyente somos todos

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com