Compartir

Un espacio para desnudar contradicciones

Por: Isabel Fonseca


Desde que tomamos la primera molécula de oxígeno y proclamamos nuestra existencia con un grito lagrimoso, la realidad nos confronta; toda la hermosura del alumbramiento está sitiada, implicada, por una trama social que nos ingresa como personaje de comparsa en una historia que centra su argumento en la contradicción.


Y, es así que trascendemos, enfrentando y superando contradicciones, aunque, a veces no seamos capaces de percibirlo, en su exacta dimensión; pues, la reflexión consciente que implica ubicarnos como seres biológicos, sociales, políticos e históricos, como parte de un todo, como elemento que se integra y, a la vez, se opone; es decir, como algo necesario y trágico, al mismo tiempo, está cuidadosamente proscrita desde tiempos inmemorables.


Es peligroso para la humanidad descubrirse como tal, elevarse por encima del sujeto, el espacio y el momento, y apreciarse como casi nada, parte de un universo infinito, insignificante para la majestuosidad de la eterna materia y el constante movimiento.


Sí, por unos instantes, toda la humanidad: colectivo de seres pertenecientes al Reino Animal, especie Homo Sapiens, orden de los Primates, familia Homínidos; fuese capaz de percibir la monstruosidad del universo, su perpetuidad, y la minucia que representamos en él, ¿cuántas cosas podrían transformarse?


Perderían sentido los horarios, los currículos, la odiosa educación formal, la religión, los contratos matrimoniales, el apellido paterno, el tamaño de las tetas, los procesos electorales y las guerras, pues… ¿qué caso tienen? El sol de nuestra galaxia se extinguirá con lucha de clases y todo, seremos parte de un agujero negro, irremediablemente.
Tal vez, cobrarían gran importancia cosas menospreciadas por la sociedad mecanizada que nos atrapa desde el alumbramiento y nos vuelve rueda de su maquinaria absurda, como por ejemplo: la risa franca, el sabor de un mango, el sufrimiento de un toro en una corrida, un orgasmo desprejuiciado, y los ojos de la mosca.


Sí, los ojos de la mosca, capaces de mirar en un espectro de 360º y percibir miles de facetas en la realidad circundante, según dicen quienes han considerado importante a la mosca; una composición biológica que ha dado lugar a una duda filosofal: ¿la mosca ve miles de realidades o una realidad partida en miles de facetas?


Considerando, de mí parte, la importancia de Los Ojos de la Mosca en lo que respecta a nuestra contradictoria existencia y a su percepción, he optado por desahogar mis impulsos reflexivos en esta tribuna: ABP Noticias, a través de una columna, donde deseo desnudar contradicciones, reales y conceptuales, que circundan nuestro accionar humano, en tiempos enmarañados como los actuales, idénticos a los de siempre.


Esperando, eso sí, sumar al heroico esfuerzo que miles de personas realizan cada día por transformar lo que existe hacia un mundo nuevo posible, donde nos entendamos como parte del todo y no como el todo mismo. Y, agradeciendo a ABP Noticias por el espacio concedido solidariamente, con el compromiso de mantenerlo vivo, como a la esperanza.


¡Hasta la próxima!

 

Diálogos de paz

Coprorebeldia

La Mancheta

Informes especiales

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com