Compartir
A los 105 años de su natalicio

Frente Internacional Antiimperialista Kim IL Sung

Foto: Archivo

La historia del desarrollo de Corea socialista soberana, independiente y autodefensiva es inconcebible al margen de los méritos del gran hombre del Siglo XX: Kim IL Sung, Presidente Eterno de la República Popular y Democrática (RPD) de Corea, quien este 15 de abril cumplió 105 años de nacido (1912-1994), fecha que el pueblo coreano y el mundo conmemora como Día del Sol.

Kim IL Sung orientó al país a que mantuviera, firmemente, la ideología y el principio socialista. En sostenerlos está la garantía de defender el interés fundamental del Socialismo y llevarlo constantemente a la victoria; renunciarlos sería la derrota.

Pues, la historia del movimiento revolucionario enseña que ceder un paso en la ideología y el principio socialista trae el retroceso de dos, y estos dos el de diez, hasta hacer fracasar, al fin, la causa socialista.

El Presidente Kim IL Sung dispuso que la República, en cualquier circunstancia y condiciones, mantuviera con firmeza la idea y el principio socialista; que el gobierno de la República defendiera la pureza de la idea Juche (los propietarios únicos de la revolución y la construcción posterior son las masas) y aplicara, al pie de la letra, la exigencia de esta idea en todas sus actividades; que la República, a partir de la idea Juche, mantuviera el principio socialista en todas las esferas de la construcción de revolución y así materializara invariablemente su línea revolucionaria. Asimismo, que la República impulsara los procesos revolucionario y constructivo con sucesivas creaciones e innovaciones, de acuerdo a la exigencia de la realidad en desarrollo, y que no cediera ni un paso en el interés y principios fundamentales del Socialismo, enfrentándose con iniciativa y presteza al cambio repentino de la situación,

Por eso, la RPD de Corea, durante casi 70 años, desde su fundación hasta la fecha, ni una vez erró en la ideología ni el lineamiento, y nunca se desvió del principio socialista. Con la política de virtudes, el Presidente preparó un sólido terreno social y político de la RPD de Corea.

Mientras este terreno sea sólido, el Socialismo es firme, y si aquel se desintegra, es probable que este se descomponga en un santiamén. La solidez del terreno social y político depende del apoyo y la confianza de las masas populares.

Desde los primeros días de la dirección sobre la construcción del Socialismo, el Presidente practicó la política de virtudes, una auténtica política para el pueblo. Con el criterio y la posición de que las masas populares son sujetos de la historia, en cada etapa de la revolución y su construcción, consolidó a las masas populares como una fuerza revolucionaria y se apoyó en su inagotable fuerza para impulsar la causa socialista.

En Corea el nombre del país, del Ejército y muchos edificios monumentales llevan el término “pueblo”, lo cual es inconcebible al margen de la política del Presidente que construyó en el país un socialismo centrado en las masas populares, donde la exigencia por la Independencia se ha hecho realidad por completo.

Hoy, en el Socialismo coreano, el pueblo lleva una vida valiosa y digna. Todos los miembros de la sociedad forman una gran familia armoniosa, ayudándose y orientándose unos a otros: se ejecutan políticas a favor del pueblo como la enseñanza obligatoria y la asistencia médica gratuita y general. Fomentar el bienestar del pueblo deviene en principio supremo de las actividades del Estado.

El Presidente Kim IL Sung, con la política Songun (priorización de los asuntos militares), en la dirección sobre la revolución preparó un sólido terreno militar para la RPD de Corea. Él, quien a fuerza del fusil ha logrado la liberación del país y ha conducido la lucha antiimperialista y anti-yanqui, y que durante su curso se había percatado, más profundamente que nadie, del significado y la importancia de la fuerza militar, puso gran empeño en la consolidación del terreno militar de la República. Su vida revolucionaria es la historia de dirección sobre la revolución, mediante el Songun, con lo cual instauró, antes que nada, el Ejército para fundar, apoyándose en él, el Partido y el Estado, y llevar a la victoria la causa del Socialismo.

Tempranamente, presentó la línea política de simultanear la construcción económica y la preparación de la Defensa Nacional, y dispuso que la línea militar fuese autodefensiva, teniendo como contenido principal el convertir a todo el Ejército en un ejército moderno y de cuadros; armar a todo el pueblo y fortificar todo el país; lo cual fue de gran trascendencia para fortalecer el potencial militar de la República, en todos sus aspectos.

A finales del siglo pasado, aún ante la concentrada ofensiva del imperialismo contra el Socialismo, aprovechando la coyuntura de la caída del Socialismo en varios países, Corea socialista se mantuvo inalterable, merced al incalculable poderío del Ejército Popular de Corea, pilar de la causa socialista.

La causa de la construcción de la potencia socialista del Presidente Kim IL Sung está avanzando victoriosamente y con éxitos, gracias a la acertada dirección de Kim Jong Un, actual máximo dirigente de la RPD de Corea. Por eso, nada nos intimida, seguiremos firmes en el camino ya elegido.

 

Diálogos de paz

Fotografía la Paz

La Mancheta

Informes especiales

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com