Compartir

Por Narciso Isa Conde

No es “tremendismo” afirmar que este país no hay vía institucional para ponerle fin a la impunidad que protege la enorme corrupción de los más altos funcionarios del Estado asociados a lo peor de las cúpulas empresariales, militares y policiales.

Estamos frente a un gobierno corrupto y corruptor; y peor aún, frente a un Estado que no se le queda atrás, integrado por una cadena de mecanismos blindados, centralmente manipulados, que les garantizan impunidad precisamente a esos jorocones.

En ese reino de la injusticia juegan roles relevantes Policía, Ministerio Público, Cámara de Cuentas, Congreso, altas cortes e importantes instancias del poder judicial; todas manipuladas desde el Palacio Nacional y cogollos partidistas por jefes políticos y magnates del capital, siempre bendecidos por monseñores del dólar.

Cuando no es Juan es Juana la que obstruye procesos y condenas, o forman una Comisión como la de Punta Catalina para engañar a bobos e ingenuos. El Poder Constituido y “el poder detrás del trono” están conformados y mancuernados para frustrar toda iniciativa legal de la sociedad que procure justicia contra sus elites.

Esto ha quedado reconfirmado a raíz de las reacciones de sus más conspicuos representantes frente a la “delación premiada” del funcionario de ODEBRECH que denunció el financiamiento con dinero sucio de las campañas presidenciales en varios países del Continente, entre ellos República Dominicana; lo que ha puesto en serios aprietos al presidente Danilo Medina y a la cúpula peledeísta. ¡Hay Joao de mi alma, “hacedor de presidentes”, cuanto pus ha desparramado!

Aquí no hay Congreso para hacerles juicio político al Presidente y allegados. Ni sistema judicial para juzgar y condenar la corruptela ODEBREC-Estado Dominicano, Sun Land, Barrick, Falcondo, Valle Nuevo, Peme, Renove, Oisoe, Tres Brazos, Cea, Eges-Fonper, San Souci-Vicini, Antena Latina, mafia del transporte y combustibles, narco-política, narco-generales, areneros depredadores…No hay justicia contra traficantes, sicarios y femenicidas.

No es el país que está corrompido, menos el pueblo. Es el poder establecido que está podrido y se auto-protege. El caos es lo que existe. No es equivalente a caos procurar desplazarlo y sustituirlo.

Es pendejo proponer “llevar a la legalidad” a esta dictadura institucional pervertida y absurdo insistir en “pactar” con políticos y gobierno para superar el desastre que ellos mismos crearon.

Esto pasó de lo legal a lo político. La vía es la democracia de calle: movilizaciones ascendentes que los obliguen a rendirse y posibiliten crear un nuevo poder pleno de justicia y libertad.

12-03-2017, Santo Domingo, RD.

 

Diálogos de paz

Coprorebeldia

La Mancheta

Informes especiales

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com