Compartir

Por Alberto Pinzón Sánchez

De haberlas habido, no hubiera habido revolución (qué bello es el verbo haber de la lengua castellana) y, Lenin no hubiera dado la orientación que dio en aquel apoteósico y siempre recordado abril de 1917, al llegar a la estación de trenes de San Petersburgo: ¡“Todo el Poder a los Soviets”!

Lenin se basaba en la orientación que recibía de sus camaradas bolcheviques esparcidos en pequeñas células clandestinas por todo el imperio Zarista y en su probado y mil veces practicado principio dialectico del “análisis concreto de la situación concreta”, que en ultimas, es un análisis NO numérico o porcentual o cuantitativo como lo son las encuestas, sino en un análisis cualitativo o de la calidad del desarrollo de la lucha de clases sociales y de la correlación de fuerzas habida en esa lucha histórica en un momento dado.

Pero en la desdichada Colombia, el bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) con sus dos fracciones y su apéndice o brazo desarmado, el oligopolio mediatico contrainsurgente y anticomunista, más poderoso que las Fuerzas Armadas de medio millón de fusileros; profundamente preocupados por la lucha que ha iniciado el presidente Trump contra el poder acumulado y paralelo de las grandes corporaciones mediáticas trasnacionales como CNN, ect, hace una encuesta para medir subrepticiamente qué tanto Poder siguen teniendo dentro de la sociedad colombiana y de paso, explicarle a los dueños o propietarios de los diarios, “cómo seguir gobernando por medio de encuestas” como lo ha venido haciendo des desde hace 70 años.

Entonces aparece la encuesta Gallup del 27 de febrero 2017 (1) financiada con “recursos propios” es decir con dólares estadounidenses de donde es originaria la firma encuestadora Gallup Poll. Es una encuesta hecha por estadounidenses y para estadounidenses y sus criados colombianos. No hay que dejarse engañar a pesar de que intenten mostrar los datos en forma de líneas verdes o rojas como tendencias en el tiempo. Se intenta saber si las ideas del nuevo presidente de los EEUU Trump, tienen arraigo dentro de “los colombianos”:

Lo primero que debe resaltar es, algo que viene al final (en las páginas 83 y ss) y está bastante camuflado dentro de la maleta con el contrabando: Las preguntas sobre la opinión favorable o desfavorable hacia los EEUU; los tratados de Libre Comercio con muchos países; el fomento a la llegada de Multinacionales y la inversión extranjera en Colombia; hacia Venezuela y el Brasil; el narcotráfico; el matrimonio y la adopción de niños, por homosexuales; lo que llaman con sorna “la clase empresarial colombiana” (pág. 96) Los medios de comunicación y luego, todo el capítulo titulado “favorabilidad de algunas instituciones” (pág. 87) donde confirman el derrumbe institucional (incluidas la iglesia católica y la institución Presidencial) que se vive actualmente en Colombia y que no es muy distinto del que muestra la otra encuesta, la del 06 de febrero 2017, patrocinada por los medios de comunicación W radio y EL Tiempo y titulada “pulso país Colombia” (2).

Segundo, destacar el empate que se hace de este capítulo con el siguiente, el más toxico, denominado “proceso de paz”, insistiendo en el ya conocido y mediatico sambenito contrainsurgente del “odio a las Fart (77%) y a los elenos” (87%) págs107-108, pero yendo un poco más lejos en la manipulación, para demostrar lo indemostrable:

Qué, quien está incumpliendo con los acuerdos de paz alcanzados en la Habana no es el Estado colombiano y su gobierno como todos los colombianos han podido comprobar con sus propios ojos, por ejemplo, en el caso de las Zonas Veredales y la liberación de los presos políticos, sino que quien incumple es las Farc.

Tercero: Seguir insistiendo malévolamente en que, “las Farc están en capacidad militar de tomarse el poder por la fuerza” (60%) y las “Fuerzas Armadas colombianas no están en capacidad de derrotar militarmente a la guerrilla ” (36%) es decir insistiendo a pesar de los acuerdos de desarme guerrillero ante la ONU ( el que se está presenciando) y persistir agrandando o magnificando la vieja idea contrainsurgente de la amenaza del enemigo interno y la incapacidad de las Fuerzas Militares de derrotar a un enemigo (ya desarmado) por que están maniatadas y sin armamento suficiente.

Los otros puntos de este capítulo tales como, la distribución de la riqueza en el campo, la violencia de origen ideológico, el clima de tranquilidad, la verdad y reparación de las víctimas y la negociación con el ELN; solo son agregados altamente NEGATIVOS al párrafo anterior, y demostraciones a la precepción negativa hacia la paz que la contrainsurgencia quiere introducir haciendo malabares estadísticos dentro de la conciencia de los colombianos, a partir de 1.200 llamadas telefónicas asistidas por computador en 5 ciudades colombianas ( ver ficha técnica de la encuesta pág. 4) , y que se debe combatir sin tener ninguna duda.

Cuarto: Aprovechar el estado de ánimo que en la sociedad colombiana ha producido la crisis general de la sociedad para introducir dentro de ella, no una idea progresista de la necesidad de cambio y superación de la misma crisis, sino todo lo contrario, un negativismo sombrío y paralizante que le abra el camino a las soluciones fascistas y regresivas.

No es la implementación de los acuerdos de paz por lo que en primera instancia se debe luchar, y en los que según la encuesta nadie cree, sino en la corrupción de siglos que ha azotado a nuestro país desde la época de los empréstitos ingleses de Francisco de Paula Santander, y que no se podrá erradicar sino erradicando el capitalismo en general, o cambiando la economía del libre mercado y el enriquecimiento de un día para otro (todo enriquecimiento de alguien es ilícito porque ha empobrecido a miles) así como también eliminado el “desempleo estructural y la precariedad” que son inherentes al neo-liberalismo depredador y autoritario dominante.

Quinto: Y para aumentar el desconcierto y la abulia ciudadana, nada mejor que mostrar en su capítulo correspondiente “la favorabilidad de los personajes de la vida pública” (página 44 y ss) en donde los promovidos son los mejor calificados por la encuesta, es decir aquellos en donde la tendencias favorables y desfavorables se equilibran, todos ellos personajes regresivos, ultraconservadores, neoliberales autoritarios y adversos al proceso de paz y a implementación de los acuerdos alcanzados en la Habana, como el ex procurador Ordoñez, Oscar Iván Zuluaga, el ministro de la reforma tributaria Cárdenas Santamaría, Marta Lucia, Holmes Trujillo, el ministro Iragorri, German Vargas Lleras, Uribe Vélez, Simón Gaviria, el Fiscal Martínez, ect; mientras que se muestra descaradamente el odio contrainsurgente contra personajes ampliamente comprometidos con la Solución Politica al conflicto interno colombiano como, por ejemplo, Piedad Cordoba.

El proceso de la Habana duró cerca de 5 años, la fase, en la cual estamos actualmente, de implementación de los acuerdos allí alcanzados entre el Estado colombiano y las Farc-Ep, se tiene previsto sea de 12 años, entonces me pregunto ¿ cuándo llegará a nuestra sociedad, el tan prometido Post conflicto?

Notas

(1)Encuesta Gallup 25 feb 2017 http://www.eltiempo.com/contenido/politica/gobierno/ARCHIVO/ARCHIVO-16832164-0.pdf

(2) Encuesta pulso país Colombia 03 feb 2017

http://www.eltiempo.com/contenido/politica/partidos-politicos/ARCHIVO/ARCHIVO-16812577-0.pdf

 

 

 

 

 

 

Diálogos de paz

Fotografía la Paz

La Mancheta

Informes especiales

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com