Compartir

Frente a una alta abstención en primera vuelta, en la jornada del domingo se llevará a cabo en Costa Rica la segunda ronda para elegir al nuevo presidente. Luis Solís, de la oposición del Partido Acción Ciudadana (PAC) es el único postulante que aún aspira a suceder a Laura Chincilla, ya que el oficialista Johnny Araya del Partido de Liberación Nacional (PLN) no efectuó campaña política luego de intentar retirar su candidatura, lo cual le fue denegado.

La elección presidencial en Costa Rica se definirá en segunda vuelta ya que ninguno de los trece candidatos alcanzó el 40 por ciento de los sufragios necesarios en primera vuelta – del pasado 2 de marzo-  para suceder en el cargo a la mandataria Laura Chinchilla.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) indicó que en primera vuelta Luis Guillermo Solis (PAC) obtuvo  el 30,64 por ciento de los sufragios y Johnny Araya (PLN) el 29,71 por ciento. No obstante,  según el organismo electoral la jornada fue encabezada por el alto índice de personas que no se acercaron las urnas que alcanzó 31,81 puntos porcentuales.

Luego,  los sondeos de opinión señalaron una contundente ventaja para Solís  para la segunda vuelta–con una intención de voto de alrededor del 64 por ciento- ante lo cual Araya optó por desistir de la campaña política. Su alejamiento definitivo de la contienda fue denegado por el TSE, el cual sostuvo que los candidatos no podían renunciar a la postulación a la presidencia y el ballotage debía efectuarse tal como estaba planeado.

Solís se perfila como ganador luego de un abrupto salto de repercusión mediática que lo sustrajo – en las últimas semanas de campaña  de la primera vuelta-  de los cerrados círculos académicos en los que era reconocido por su labor como historiador. En su camino a la presidencia, destacó que luchará contra el abstencionismo y se presenta como una alternativa ante la continuidad del oficialismo.

Neoliberalismo y Alianza del Pacífico

Según datos oficiales, el 20,7 por ciento de los costarricenses viven en la pobreza- 285.467 hogares – y el 8,5 está afectado por el desempleo. La política y economía del país centroamericano están signadas por las presiones de Estados Unidos y el Tratado de Libre Comercio en común. A su vez, en el año 2010, la clase política tradicional de Costa Rica cedió ante los mandatos del Pentágono para el continente: la Asamblea Legislativa aprobó el ingreso a territorio nacional de 7 mil soldados estadounidenses y más de 40 buques de guerra.

De cara a la segunda vuelta electoral que definirá el partido gobernante a nivel nacional en Costa Rica, la presidencia de Laura Chinchilla aceleró el acuerdo para ingresar a la Alianza del Pacífico que integra Chile, México, Colombia y Perú.

La tercera fuerza política del estado centroamericano – Frente Amplio- repudió la anexión al bloque neoliberal  y sostuvo que el compromiso de la presidente se corresponden con el inminente cambio de gobierno nacional. “Ante la incertidumbre que genera el cambio de gobierno para el futuro de sus intereses, estos grupos oligárquicos han acelerado el ingreso a una asociación internacional cuyos objetivos no aportan nada más que nuevos acuerdos comerciales aperturistas”, indicaron en un comunicado.

Fuente: Noticias PIA

Diálogos de paz

Coprorebeldia

La Mancheta

Informes especiales

 

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Clave Pública GPG

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com