Compartir

“Cuando la rebeldía nace del espectáculo de una condición propia, injusta e incomprensible, o cuando surge de observar en otros los efectos degradantes de la opresión, o cuando a través de la rebelión se busca la solidaridad humana como defensa de una dignidad común a todos los hombres, así, con todo esto, el ser subversor no puede convertirse sino en algo positivo para la sociedad”

Una Sociología Sentipensante para América Latina, Antología de Orlando Fals Borda, pag. 391

Son tiempos turbulentos los actuales, las crisis del capitalismo son cada vez más profundas y generan mayor voracidad para mantener el proceso de acumulación, las potencias imperiales intentan reorganizar sus estrategias de dominación y control de recursos a escala global e imponen su voluntad por la fuerza, los aparatos mediáticos conducen la opinión de la gente y Hollywood construye la realidad, las estrategias de dominación son cada vez más refinadas y se fundamentan en el miedo, miedo al extraño, miedo al cambio climático, miedo al diferente, miedo a lo desconocido, la mayor preocupación de la “opinión pública” es la seguridad y las mejores opciones de gobierno son las que cuentan con dirigentes que se muestren capaces de garantizarla.

Así como en la famosa película Matrix de los hermanos Wachowski, la realidad es modelada por quienes ostentan el poder y las amenazas al estado actual de “civilización” son creaciones directas o indirectas de las políticas imperiales, creaciones directas como el Estado Islámico, el paramilitarismo y las dictaduras, que hacen parte de las formas de control usadas. El desarrollo de esta política de subordinación genera indirectamente focos de resistencia en todo el mundo, cada día son más los pueblos que se levantan en resistencia ante el desastre generado por el capitalismo y más desproporcionadas la respuesta del imperio, levantarse contra el tirano sigue siendo un crimen contra dios y su castigo sigue siendo la muerte en la plaza pública donde se deben purificar las culpas, no importa si los tiranos se visten con ropajes de democracia, la lógica sigue siendo de imposición de quien tiene la fuerza para hacerlo.

Parece cada vez más difícil hablar del derecho de los pueblos a la rebelión, la historia es deformada y reescrita por los inmensos aparatos mediáticos al punto que han logrado convencer a los sometidos de la necesidad de sus cadenas, los pobres cada día se convencen más que no tienen acceso a la satisfacción de sus necesidades básicas porque son perezosos y no porque la riqueza este concentrada en pocas manos; los inmigrantes en los países centro del capitalismo mundial creen que son quienes generan las crisis económicas y no la tendencia destructiva del capitalismo; los explotados siguen creyendo que si cumplen las leyes que los patrones hacen a su conveniencia van a mejorar sus condiciones de vida y la “opinión pública” cree que el ser civilizados es permitir que quienes ostentan el poder impongan su voluntad incluso por la fuerza solo porque es delito rebelarse.

Este 26 de Marzo se conmemora un año más de la desaparición física del heroico comandante insurgente de Colombia Manuel Marulanda Vélez y en su honor los revolucionarios latinoamericanos conmemoran el “Día Internacional del Derecho de los Pueblos a la Rebelión” un año más de lucha, un año más de vueltas y revueltas en la ineludible tarea de construcción de un mundo mejor. Un año más en el que reivindicamos el derecho a la dignidad, a la autodeterminación y a la construcción de una sociedad mejor para las mayorías.

Manuel Marulanda es un referente de dignidad de Nuestra América, que hizo del derecho a la rebelión una práctica emancipadora, mostro la fuerza trasformadora de la rebeldía y el poder de un pueblo que ha tomado la decisión de no dejarse someter, calumniado por los opinadores profesionales, perseguido por el imperio, mil veces muerto en los sueños de los tiranos, insurge marcando el camino de los revolucionarios de la Patria Grande. Demostró que es legítimo el uso de la violencia revolucionaria contra regímenes de terror como el colombiano y que la razón del más fuerte no necesariamente es la más conveniente para las mayorías empobrecidas, que es posible construir un camino propio, pero hay que arriesgarse a perder las cadenas.

El derecho a la Rebelión reconocido por los clásicos del liberalismo en la consolidación del estado moderno, es considerado hoy una muestra de barbarie por los neoliberales que se permiten presentar “civilizadas” tesis de superioridad religiosa o racial, los pueblos en el mundo que se han atrevido a desafiar los designios imperiales sufren cruentas arremetidas, pueblos como los palestinos, kurdos, sirios, venezolanos y colombianos son estigmatizados por su heroica resistencia.

En este Día Internacional del Derecho de los Pueblos a la Rebelión nos solidarizamos con todos los pueblos del mundo en resistencia, en rebelión, en revolución, estamos convencidos de la justeza de sus luchas y de la inminencia de su victoria, creemos como nos han enseñado los grandes revolucionarios a lo largo de la historia que no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras los poderosos plagan de miseria el mundo, que tenemos la obligación moral de rebelarnos y la tarea histórica de construir un nuevo paradigma civilizatorio, parafraseando en cantautor cubano Silvio Rodríguez si la rebelión no es un derecho entonces será un izquierdo.



Diálogos de paz

Fotografía la Paz

La Mancheta

Informes especiales

Contáctanos

Agencia Bolivariana de Prensa
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com